Carlos López Dzur
Su poesía, sus cuentos y su filosofía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Abril 2008    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (131) Sindicar categoría
Archivo
Abril 2008 (40)
Marzo 2008 (4)
Febrero 2008 (16)
Enero 2008 (56)
Septiembre 2006 (1)
Agosto 2006 (3)
Julio 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

¿Quién funda mi lenguaje?

El destino regala la lengua fundante nombrante
para que el ente sea:
Martin Heidegger

Y el espíritu de Dios sobrevuela por sobre las aguas: Talmud

El portal es como el beso, una boca lo da
y hace presente todo lo presente. Un labio hay que lo anhela
y que no se retira hasta que tiene delante la original palabra,
la bendita saliva, la voz de ese algo prometido,
no sólo su fe. Algo como algo.

Ese beso que nombra que algo SEA, por jota o Jet
o equis, que sea Vida, Acceso, apofánsis, algo y más que algo
y, por ser, lo devela. ¡Sea la luz, sea el beso delótico!
sin el cual no hay verbo ni un nivel arriba
ni un nivel abajo ni vida esencial en la cima
ni vida que vitalice abajo. Sea el portal para jaiut
otro labio / destino / ente del ser
que espera, que interpreta, que se abre.

Como un beso es la entrada a mi palabra.
El portal de mi poesía se hace de besos.
Como un beso la casa del lenguaje, el poema,
el comprehender, la expresividad de las declaratorias.
La interpretación circumvidente.

Como el suspiro fundante, sea el susurro del enamorado
y el sexo de la primera vez, coito donante que potencia
el acceso al misterio femenino / masculino
desde mi propia alma, como nivel superior de mi energía
y ascenso de la óntica semilla / ontológico beso
hasta el logro del espacio abierto.

Y luego que ascienda aquel / aquella que proyectó su luz.
La que ronda, el que sobrevuela: los besantes.
Que no sean ellos / los vivientes / jaiot / críos
para el águila que puede destrozarlos.

Que no estén abandonados por el tzadik que examina
porque, después vendrán las intuiciones discursivas,
el lenguaje amargo, el desgaste del beso.
La consciencia mundana. Los abismos.
2.

El acceso al ente implica necesariamente
el acceso a su ser. Se tiene consciencia de algo
en el modo de su existencia:
Martin Heidegger


¿Dónde vive Jatoteret, aquel que besa desde la Cima del mundo,
aquella / águila / madre que sobrevuela sobre la creación
de todo mi lenguaje, aquel que unió la inmanencia
y trascendencia en esta boca que clama,
entre la vida esencial y el temor
y ese amor que presenta los entes, con el logro del beso?

Beso tan simple como el ver lo que ambos
han visto, siendo como roces de besos
sin que falte el encanto y la estructura del cómo
aquel que besa se retira y toca sin tocar,
aquel / aquella / que nombró el amor / por primera vez,
y se asomó presentándose…

Aquella / aquel que recibió algo como algo
se hizo comprehensible y recibió dación
desde la inmensidad del apriori
y ascendió en sobrevuelo porque toca sin tocar.
3.

Un espacio unitario tiene que estar ya dado
para cada concepto, un todo en el cual puede ser dado
a través de la intuición:
Martin Heidegger
Y las criaturas vivientes [jaiot] corren y retornan
como la aparición de un relámpago:
Talmud



El portal es el espacio único por el que regreso
al infinito, al ver total, al reino, a la Cima,
a los siete cielos; tarea distinta el aprehender sucesivo,
la tierra, los ocho vértices del cubo, la boca circuncisa
de Zot en Janucá, el corazón circunciso en Yom Kipur.

Mi portal es el prepucio de oír. Octavo día de Sucut.
Tarea distinta cualquier beso que no sepa
cómo pudo la boca interrogar su ser.
Como ente en su ser guardado es el beso
que entra a mi portal, celoso el poema
que el suspiro recoge.

Como espacio de privacía
la estrofa y el nido, luz autoreferenciada
el que besa y te nutre y te mima,
con ese amor fundante y su alimento.

8-02-1990

Publicado por elzorro2 el 16 de Abril, 2008, 7:08 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com