Carlos López Dzur
Su poesía, sus cuentos y su filosofía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (131) Sindicar categoría
Archivo
Abril 2008 (40)
Marzo 2008 (4)
Febrero 2008 (16)
Enero 2008 (56)
Septiembre 2006 (1)
Agosto 2006 (3)
Julio 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

Diga yo

¿Quién habitará el canto
que dobla su meta melodiosa,
sobresaltado por lo incierto sin sustancia?
¿Quién que sepa bifurcarse, transformar
la voz y hacerla carne y llenarla
de ternura todavía?

Donde se urjan más que palabras
exquisitas, semioscuras, decadentes,
caiga como rayo que nos parta, renovándonos,
sin la maldición que abre el lamento
de contínuo, día tras día...

¿Quién? como el ángel prometido
que se espacia en sangre por nobleza
contra su gusto más puro y transmundano.

¡Diga, diga yo hasta la presencia disoluta de los glóbulos!

Diga yo sin hablar bajo el rebozo de la carne
ni con la niebla sideral de las ausencias.

¡Que no manipule el vuelo!
Somos el carajo de la carne
y los siglos nos cuestan en el tiempo
y, en conspiración de tierra estéril,
todo es una verdad de angustia eterna
y no un orgasmo de mierda de los santos.

Diga yo por la sed,
por las bocas ajadas,
hambrientas, secas y golpeadas,
que se abren y diga que sanemos,
¡ay! ángeles de lepra, invocados,
renuevos que han de ser benditos
en cada herida perpetuada por palabras
de gendarmes de fe, tan soterrados,
que aún duelen
en los proyectos del futuro
y mortifican y confunden.

3-1-1985 / http://www.geocities.com/baudelaire1998/texto16.html

Publicado por elzorro2 el 23 de Enero, 2008, 6:20 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com