Carlos López Dzur
Su poesía, sus cuentos y su filosofía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (131) Sindicar categoría
Archivo
Abril 2008 (40)
Marzo 2008 (4)
Febrero 2008 (16)
Enero 2008 (56)
Septiembre 2006 (1)
Agosto 2006 (3)
Julio 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

Oralidad de los demonios / 36-49

 

       36. 

Nos consumimos diciendo lo que se dice, pensando lo que se piensa, haciendo lo que se hace, en fin, viviendo como se vive. Mientras así sucede el existente humano cursa una existencia impropia e inauténtica... Esas posibilidades de relación de ser a partir de la existencia, se malgastan en la banalidad: Silvio Maresca

Entre otras patas están, bajo el buche vanidoso

y emplumado de halcones, aves de ajeno mundo.

Entre sueños de su gallina boba

y gallinazos que no empollan se cobijan,

aún así, los mitorrales de nativos y extranjeros,

en contubernio degradante, huelen

a huevo pudrido, a nido colocado

en la cachaza plomiza de lo muino,

al hervor de lo contaminante.

 

¿Para qué tiene campos, trigos y maizales

Esaú, el primogénito, si a cada paso en su ocio

de Don Nadie bosteza las centellas lamentosas

y su dictum se reduce a: «Tengo hambre,

me duele, me encabronas, me quitaste»?

 

¿Para qué quiere árboles si nos los cuida,

se cuidan solos, me compete nada más cortarlos;

para qué sus tierras si no las cultiva,

para qué riachuelos, si faltan las ninfas,

entes de las fuentes sedientas de canto?

 

Si está mudo, ciego, ensordecido,

su abundancia es falsa primogenitura.

Es poseedor de karma, desventurosa

será su plusvalía y está maldito,

ay misteriosa justicia, siendo objetiva

en los libros de las horas, para el texto maravilloso

de los símbolos y su piel vellosa es el velo,

la frontera animal, barniz de evolución inútil.

 

Por eso no acceden para él las metáforas

de la mañana ni las danzas luminosas

del espacio espléndido, techo cósmico

lleno de pupilas estelares, palabras magnánimas

que excitan, consuelan y ennoblecen. 

Los símbolos son como los sueños

y Esaú no sabe soñar.

 

            37.

Visto lo que no es tuyo,

te quitaría los ojos (no sabes observar),

pero no temas. ¡Quédatelos, Esaú!

... por si un día te topas con el pozo de tu tumba

y te caes en vida, que al menos sepas que tuyo

fue el andar, el trecho de camino e improvisaste

el capricho, las señales, hasta dar con el último acomodo,

el féretro, la ineludible muerte, lo incompleto.

 

¡Quédate, orejón, con las viandas!

Hay azadas que conocen cosechas

y entran a la dulzura de los frutos.

 

Tú entras al sabor ajeno y te relames

en el dolor del que produce. Eres un explotador.

Amargo es el sabor de tu mosto y aún la sombra

de tus palmares; la vid de tus huertos ofrece

más tristezas que alegrías; nadie canta a tu lado

porque eres el látigo del capataz, el heredero innoble,

el dueño parasitario y tu voz ordena a los mustios

y tu paso se adelanta a la inocencia y la tienta

y sucumbe, por lo que en tí se juntan

todos los feneceres, la tragedia del mundo.

 

Aquí, sin embargo, ven por el pan

y bebe lentejas nuevas: he guisado un salmo

y, en mis estrofas, sobreabunda la abundancia,

el empírico aviso, las señales de contentamiento.

 

Aquí se proveen por caridad, o lo que sea.

El sol es una olla desde la que sirvo a todos

potaje que refresca, nutre, leche que se esparce

en los ríos, en las navas, en los hatos de las villas.

 

¿Por qué a tí, hermano, no habría de servirte?

Sea amo o siervo, prudente o descarriado,

doy porque produzco y sirvo porque es justo

que el más grande sea el protector del pequeño

y el más sabio que el instruya al ignaro.

La primogenitura colectiviza el poema del sustento.

 

            38.

Te quitaría los sonidos de la boca, la garganta,

la noción de que oyes y que hablas. Sin embargo,

es tan poco lo que escuchas; es tan pobre

lo que dices... que no... ¡mejor quédatelas!

 

No soportaría muchas chachalacas

y te ahogarías en ellas al decirlas.

Eres sólo un grajido de rumores,

eco de los gritos de sirenas,

ruido mundanal de tus comadres.

 

            39.

Liberty turned out to mean freedom from all self-restrain, and equality turned out to mean the destruction of all differences of rank and even of nature: Allan Bloom

 

Robaré únicamente lo que será para tí

estorbo, escarnio indeseado, lo inútil,

lo que en tu esfera sonora

has amordazado, presencia que en lo táctil

de los días, quedaron sin cariño, símbolos

que díste por vacíos. Para tí no existe el aroma,

ofrenda de lo grato. Puertas cerradas me llevaré

(seré yo quien las abra y conoceré el abrazo tibio

de los encerrados, los amorosos, los tiernos).

 

Te dejaré la enseñanza de que es necesaria

para la muerte digna, morir un poquitico día con día.

Al mirar a los horizontes, viendo círculos,

recordaré el Código del Todo, aprende

que hay almas preexistentes, no se desaparece,

no se olvida el Ser ni sus deseos, ni lo incorruptible

que yace en lo invisible, ni el estado de carencia

que se liga a las sensaciones por más nimias que sean.

 

Lo que tengas por broza, por berzos, por nada,

como mendigo que escarba en zafacones,

lo quiero, voy a seleccionarlo, porque tanto corpacho

que tienes, tanta abundancia de músculos fibrosos,

y dejas amores amenguados en la esquina,

los colmas de tristeza; todo se adormece contigo

en incompletos despertares, en tirriosas vigilias.

 

Lleno estás de privilegios inmerecidos,

tú no agradeces; la dignidad la encarcelaste

en los instintos, tú reprimes al prójimo,

pero te sobreindulges, te hartas de impureza

día con día, me reprendes, me persigues

porque te digo: ... Cuántos pasos das, Esaú,

pero tan mínimo camino, cuánta raíz en lo sublime

heredaste y te conformas, en el presente,

con tu sombra; qué ávidos sentidos en la carne,

qué maravillosas hormonas, potencial de mensajes,

y qué pobre el mensaje que circulas...

 

Por eso quise la primicia

de la herencia, primogenitura de destino;

por eso te robé, tísico en el alma, vagabundo cósmico.

Ciego reo de la Llama, verdugo cariduro de los yamadutas.

 

Es la forma de quererte, mi samsara, porque eres avaro,

raquítico de espíritu, y maldices con los cinco sentidos,

en tanto yo los alabo, doy a las madres su canto

y loas a sus benévolas cavernas uterinas,

sus riachuelos para el dios-pez del Acuario.

 

Ante Yamaraja voy, me presento ante el Gran Maestro

del Ocaso, y por tí pido, ay, que aprenda mansedumbre

y caridad y autodominio, porque cómo hace él de ominosa

la vida de otros hombres, cómo afligen (los que son como él)

el karma de sus pueblos, el karma colectivo...

 

            40.

            a la divinidad totalizadora,

            a Baruch Spinoza que la nombra

 

Dios no es su más allá de la morada entitativa:

libertad, belleza de los fundamentos, espacialidad,

cimientos de intramundos, posibilidades,

memoria, reminiscencia... Esaú te olvida.

Te cambia por un plato de lentejas.

Cree que te oprime porque oprime al prójimo.

 

Con ideologías de pensamiento escupe a Brahman,

apaga la Luz Divina, vagabundea los siglos.

Llámale Iblis, Desesperación.

¿Es él un huérfano? Es triste.

¿Su alegría verdadera? Ha consumido

el perico y el basuco, lo comercia, lo difunde.

Llámale, Ewah. Locura.

¿Es un estéril? Sus mujeres abortaron a sus hijos

y hay siameses en su casa, no se cuajan,

en su jardín todo se muere y se deforma

hasta la flor del rosal y los claveles.

 

Un día, armado de Baruch, le dije:

«Quiere al mundo, quiere lo humano,

porque ese ámbito abierto es tu morada,

el cimiento de tu ética, tu elemento originario».

 

No le dije que la llamara Luz, sólo calvero,

no le dije que le llamara refulgencia,

no ocultamiento, preyacer divino,

lo Uno y Reunidor, Dios.

 

Fue tan poco lo que dije: «Existe. Desea».

Como existe una rata, o el capricho de una ardilla,

juguetona, nerviosa, desea porque nadie desea

más que Penia, la pobreza, y sin pobreza

no hay Amor y falta Madre.

 

Digno es que seas fiel como la luz desocultada en el otero,

que seas como la llama que necesita el aire,

como la tierra que necesita el espacio, res extensa,

vientre humano, ovogénesis, larvas asexuadas,

charca para una ondina que naufragar no quiere

en la parálisis, ay, hermano mío, existe y desea.

 

Dále al anhelo de ser su estructura óntica.

Que trascienda la niebla mas tenga biología.

Da-sein quiere locación, toca a las puertas.

Quiere lugar, quiere mundo, una zona,

un burdel, su madriguera, su-ahí, ser en-el-mundo.

 

            41.

            En toda alma humana hay contrariedad; un lazo profundo une la enfermedad y el remedio: Erixímaco, en El Banquete 

Usted no tiene excelencia de ladrón.

No sabría ni cómo alimentarse.

Por eso no sabe lo que dicen los demonios

ni los ángeles. Ni recuerda ni comprende.

 

Ahora se pregunta qué chácharas me embolso,

con qué bagatelas se huye mi costal.

Si me jacto de ladrón, algo he robado.

Cree que lo entiende. Lo dudo.

 

Pues yo hurto las memorias necesarias

de mi viaje; yo robo, en lo profundo de la Psiquis,

lo más bello, la Philía, intuiciones de amor,

amor como algo que falta, amor de alguien

o de algo, mas amor que puede ser mío.

 

Siempre hay por miles propietarios

de baratijas, soplones de acusación

y escamoteo, ricos que en el fondo son tan pobres,

¿qué puedo yo contra sus contrariedades,

qué sé si me será provechoso que vaya y los robe?

 

Es decir, soy diestro. Robo honestamente

y con ventaja desde la fragua primitiva y salto verjas

y brinco, con alas propias sobre demonios alados,

engañosos e impuros, a los que ya reconozco,

caídos desde el viaje del Arrojo y del Nidaje.

 

A ellos, yo no me les acerco.

Muchos son como perros salvajes

armados con colmillos de civismo,

ocultos en simulacros de buena voluntad.

Te dan abrazos, te hablan dulcemente;

condenan a dictadores y parásitos,

pero son chingaqueditos y, en verdad,

no roban lo que yo, in meditatio mortis.

Comprensión del ser, presencia anticipada

de lo más propio y de lo más fecundo.

Libertad. Unidad. Armonía del Todo.

 

            42.

El Dasein, con su angustia, revela su íntrinseca nihilidad... La muerte, basado desde el punto de vista empírico-óntico, sólo es un existentivo estar vuelto hacia la muerte: Martin Heidegger  

Como ha pedido mis palabras prestadas

y las utiliza a diario, por vicio y capricho,

leerme será su trago amargo,

inoportuna mueca de sus ojos.

 

Cuando mi poema por accidente se vuelva suyo,

sepa que es inútil un aviso de sibila,

o la súplica evangélica de encomendarse al Cielo,

o postrarse de hinojos y cantar aleluyas

porque los diablos quedaron derrotados

y los que rezan van al cielo.

 

Yo soy un ciudadano que canta sin dar consolaciones

y el fin de estar en el mundo, según dice mi texto,

es que vamos hacia-la muerte y ésto es un poema

con mi encuentro, y una mano que roba en su morada.

 

Esto es lo bello del poema, ser hurto,

voz de prófugos, asco decible por seres

que se ocultan de la muerte y la traicionan

con sus vidas y la aborrecen con sus recuerdos. 

            43.

Quedamos muy pocos maldecidores de estirpe:

maldigo el mal. Pongo dedos a su llaga

que es el cobijo segundo de lo óntico,

la praxis miserable con lo vivo.

 

Aunque haya una suprema bondad del Ser,

según Orígines, yo reniego tercamente de lo otro:

Que el mal no exista, que el mal sea sólo No-Ser,

desunión, ausencia de ser y de deseo,

accidente, vagabundeo, samsara,

confusión, gratuidad, muerte.

 

No. Maldigo: «El mal existe»

y es la Renegación más cotidiana,

Verleugnung, rehusante en las márgenes reales,

ocultamiento, mascarada, cobardía ante lo traumatizante.

Sicosis, fetichismo, contubernio con los extravíos.

 

            44. 

            What is the distintion between forms of life that express life, and forms that dominate it?:             George Simmel

¿Por qué reniegan de la verdad o nacen sin bases firmes

estos bichos que saltan, de nuez en nuez, que se asoman

a las superficies de sus madrigueras (se quedan en el rasero,

sin la forma ni el espíritu y parece que flotan, ardillas filósoficas

simmelianas), por qué sus acrobacias y sus pirotecnias?

 

Nos heredaron este mundo neopagano y apolítico.

Este impresionismo que se escurre del mundo,

sin la riqueza vital de posibilidades, sin naturaleza esencial.

¿Dónde está la comunidad real, siendo mortal,

que sea capaz de asumirse, quererse libre y resistirse?

 

Me dijeron que ha muerto por la falta de huesos.

La acuchillaron con muchos discursos retórico-barrocos;

levantaron su corazón apuñalado en una espada de Jehová,

Señor de los Ejércitos; la desprestigaron como la cabeza

que se arranca a los buitres y se deja secar en el desierto.

 

En epifanía de Absoluto se diseñó la pólis

y el esclavo, en la sociología de su caldo de cultivo,

hierve. Le dijeron que no hay muchos que puedan elevarse

por encima de las leyes, no hay superhombres participativos.

 

No hay democracia hoy ni ciudadanos libres.

Una cartera vacía es el orbe y el hombre, uno y cada uno,

entes escasos, empobrecidos, hijos de bruma,

de comprensión mínima y subjetividad sectaria.

 

            45. 

            a George Simmel, primer sociólogo de la modernidad

 

En la sociedad de mercancías, en la habitabilidad

marginal del que cuenta sus monedas y ruega

desconstrucciones y cuidados para sí,

ninguno se mira a los espejos.

Los espejos no existen.

 

El monstruo no se ve. Nada lo refleja.

Todos son monstruos, o van a rumbo a serlos.

Todos tienen el beso drakulado.

Hay simbiosis de masas y vampiros.

 

Ninguno hay que crea que ese amor de sangre

succionada, explotación inhumana,

se ha extendido como pandemia

desmesuradamente infame que a todos ata

como mansa res uncida a la noria

de la miseria impecable.

 

En el espíritu de época, Zeitgeist

es la modernidad: transitoriedad del Imperio

que nadie reconoce, la tiranía del Reich

que es como el vampiro, propagación

de su beso y su prole entre víctimas

que serán los futuros opresores.

 

            46.

            Sólo los opresores no cambian. Son siempre igual de estúpidos... La mayoría de los occidentales aún no los identifican como tales. No reconocen su monstruosidad: Carlos Frabetti

 George Simmel, representante cristalizado de la época previa a la primera guerra  mundial, el único auténtico filósofo de su tiempo al ser la verdadera expresión del fragmentado espíritu de éste: Francisco Gil Villegas

La filosofía del dinero lo teoriza claramente:

la libertad tiene un precio, un precio tiene todo.

El que quiera ser rico robe a otro, esclavice,

manipule, engañe, despoje, súbase

a la espalda de su víctima, muerda la yugular,

afiáncese en el beso draculesco, pero diga

que no existe en su corazón mal alguno,

torvo interés, mala voluntad, virus de monstruo.

 

Usted, con su Zeitphilosophie, es sólo

el hombre indispensable, el empresario hacendoso,

activo gallináceo de los tiempos, abejita

en el reinado de la especie, una reina

en la realización vital de un mundo burgués y democrático.

 

Usted está tan sola, entre fieras que se comen

una a la otra; usted es una reina, cercada

del obreraje estéril y de zánganos y le incumbe

perpetuarse en la idea de la superior cualidad

de su dominio, su excelencia, su enjambre.

 

¿Qué tal si viene un macho y se la come?

¿Qué tal si la aguijona otro aguijón que no sea suyo?

Usted que reparta la miel, usted que vea la insuficiencia

y remedie con su juicio el principio de las comunidades.

 

            47.

 No es que el tiempo sea, sino que el ser-ahí produce su ser como tiempo... El tiempo es lo que hace posible ese estar-por-delante-de-sí-estando-ya-en: Martin Heidegger

 Mira por qué te muerdo los ojos para que veas

sin ellos, cuando vayas conmigo, lo que está

por delante de tí y está ya tu vida en vida,

vivenciado, en cinco sentidos entramada

tu conciencia de mundo, mira por qué destrozo

tu nariz que se queja del hedor que te circunda,

mira por qué te cerceno los brazos y te obsequio

alas y vehículos que te da el amor con que cobijo...

míralo, viajante que te bilocas, porque no te conformas

con la acción ordenadora del lenguaje

y fundas la Palabra, una ajena al Fatum

y a las alteridades engañosas

del annihilatio mundi.

 

¡Qué mucho te diré sobre el Tiempo

(el que no es sólo durar, sino finitud del ser-ahí

que trasciende), qué mucho te diré del tiempo

que no es sólo simmeliano espíritu de época

ni posmodernidad extrarracional, voluntariosa!

 

... pero ésto es real. Los constructores de ilusiones

existen, el coro de hipnotizadores se puso

delante de sí, en el tiempo, delante de tu vida

y la ajena, estando-ya-en, contra tu gusto

y los criminales son los cómplices directos

y te cobrarán el aire, el oxígeno,

una vez que descubran el asma de tu madre,

una vez que descubran las rutas a tus puertos.

 

Te cobrarán las aguas el día que digas: «Tengo sed»,

la sed humana, la virtud de acudir a manantiales;

te cobrará la tierra, porque no tienes tumba.

Lucrarán con tu casa, tu renta, tu habitabilidad

entre los marginales; te negarían el alimento.

Muy poco importa la boca de las mayorías,

muy poco, sí, la necesidad del hambriento.

 

            48.

 

La modernidad rechaza las comunidades tradicionales a cambio de la promesa de realizar una comunidad de iguales. Dicha promesa tan sólo en el formalismo de los derechos y no en la realidad de los hechos: Pietro Barcellona

Porque observas por-delante, estando-ya-en

precomprensiones de futuro, porque hablas

con las urgencias de voces de Ilustración,

hombre moderno, te llaman utópico, kropotkiniano,

anarco, tribal, descamisado, energúmeno, envidioso;

tú que sólo quieres tu morada, un vestido y un pan

y que tu renta básica la dividirías

por un abrazo honesto, la philía y el amor,

hasta el ocio te vendrán a quitar

los que hoy proponen el progreso técnico,

el comportamiento diseñado,

la propiedad, la producción, el Gran Consumo.

 

No comprenden que observas por delante,

aún no saben que estás ya-en

y conoces los ofertorios de esos propulsores

de la muerte, sepultadores del ajeno hedonismo,

embrutecedores de los cinco sentidos,

cultivadores de olvido y mansedumbre.

          49.

 In its simplest form, Prussianism is blind submission. It is a philosophy of a Military Order that sought primarly to mantain its position against possible revolt of the conquered. It is a spirit of an army carried over into into a bureaucracy and into a society itself... It is discipline, and servility. Standardized: Edgar Mowrer

 Antes que arribaran los buitres de la propiedad

privada ilimitada, teóricos de la necesidad de capital,

idólatras del dinero, antes que Simmel les llamara

espíritu y carroña de sus tiempos, antes

que endeblecieran la forma de vida y vida de la forma,

se pidieron en sacrificio, como piden

los demonios, a doncellas y juvenes,

las almas de los sumisos, ciegos de obediencia

y servilismo. Alguien que les miró las caras

les llamó Reyes de Austria, imperio

de Guillermo y Federico.

 

Guillermo II ha hecho dimitir a Bismark.

Rusia, Inglaterra y Francia por primera vez

tiemblan ante el expansionismo colonial y comercial

que siempre ha sido, que delante a sí, estando ya en,

se petrifica en los ojos, te come la mirada

sin concederte nada, sólo homicidio.

 

La guerra entre naciones en la puerta

se detiene; toca, pide lo mejor de los jóvenes,

azota en el clamor de los viejos, va hacia Verdún

un chacal de Potsman, hijo del Káiser.

Se desatarán las memorias del intervencionismo

en Dinamarca, Austria, el Sur-Oeste de Africa

y las manos de Hinderburg y Ludendorff, garras

son y claman sangre, el imperio napoleónico

se ha desvanecido, pero ellos quedan.

Ha subido a un trono el Káiser

y un archiduque austríaco se suicida

y el Congreso de marxistas se apodera de Erfurt

cuando se renueva la Triple Alianza del futuro fascismo. 

No van a cerrar los ojos los prusianos.

La ola de violencia está a las puertas.

Los burócratas y la burguesía,

los emperadores y las religiones, van a darse

a la mano, van a buscar sumisos y canallas,

matarifes, asesinos profesionales. 

            50.

Continúa

Publicado por elzorro2 el 21 de Agosto, 2006, 20:05 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com