Carlos López Dzur
Su poesía, sus cuentos y su filosofía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (131) Sindicar categoría
Archivo
Abril 2008 (40)
Marzo 2008 (4)
Febrero 2008 (16)
Enero 2008 (56)
Septiembre 2006 (1)
Agosto 2006 (3)
Julio 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

La barca de la gloria

Detrás de tanta palabra bonita y tanta defensa de derechos humanos, el sistema económico en el que estamos viviendo oculta la más descarnada expoliación y explotación: AUTOR

 Todas las palabras, sin dejar una,

a menudo son amargas, sinsentido, inútiles,

más cercanas a blasfemia que a dulzura.

Has escuchado que te dicen: «Te amo»

y la frase es simulacro y fermento.

Quien habló tiene prisa por herir a otros,

aunque a tí te privilegia; con otros

será que ejecute la dejadez, sin la pose.

 

Y tú has sobrepujado tu ser hasta lo insólito

(quieres creer en el Amor / La Ley, la Gracia

aún con las sospechas entitativas) y has llorado

porque, de algún modo, no son lo que esperabas.

Hablan desde un egoísmo del Sujeto liberal

con la astucia de unas razones económicas.

Adam Smith quiere ser hoy el sujeto solidario,

paladín socialdemócrata, conciliador de contrarios.

 

Han secularizado la magia universal del Te Amo

y el encubrimiento es hipócrita, axiología relativista:

Eres más que palabra, Amor, y tu esencia

trasciende al discurso y al gesto,

a intenciones y estímulos.

 

Lo que han servido en platos exquisitos

es el bocado de la ilusión con La Mano Invisible,

la falsa providencia, que no procura las condiciones mínimas

de diálogo. Dijo él que ama, «Te Amo», quien

solo tiene voluntad de encubrimiento.

A la Libertad la tiene degollada.

La Igualdad que no se asome a su ventana

ni un momento; sólo los comunistas se pretenden

fraternos, iguales en derecho, iguales en vocaciones.

 

¡Qué ilusión opaca y fría, qué espejismo

el Te Quiero y No Puedo. En alguna gruta

se adelanta la finitud y el límite.

Ay, un cadáver verbal se decoró

con ternura imposible, viceversa caprichosa.

 

            2.

Abro mi paso. Yo no me detengo.

Mi prisa empuja secretamente lo que encuentra

y no puede evitarlo. Echate a un lado, cadáver vivo,

si observas que este viento arrecia en forma de persona

o se navega la barca que lo auxilia con su preciosa carga.

 

El sol está en mi sangre y lleva lo mejor del mundo:

estos egos cesados, este premio de muertos.

Me acompaña una zona vibrante de silencio

que como tal azota el luto y vomita sus cráteres.

Consumió lo que pudo desde su garganta

que tiene sed de alba.

 

A mis pies circula el río más caudaloso

(de tu monte, Carlos) y me añade la premura que me falta.

Me alcanza, me empuja, me reanima. De los valores

recobra a los ausentes remolinos y con la lengua

perfora más agujeros que los que queman en las almas.

 

¡Qué violenta y golosa es la tierra que conozco

por causa de esta prisa, de los pies a la boca!

Voy donde me lleva la promesa más pura,

la vida que brinca entre charcos y vientos,

de norte a sur, de meridiano en meridiano.

 

Esta gloria de caverna me devuelve

la gruta de dulces salvajes, luchadores,

el río de las muchachas atroces, cálidas,

maternales, uterinas, quienes recobrarán

las voces y los pájaros en la mañana venidera.

En la náusea del pasado, no serán sus hijos

mercancía homogeneizada, lerdos vástagos

de la historia torpe y mezquina.

 

El sol y la negrura están pariendo

y en las rodillas se raja el ferroníquil

y el gneis dispara más palabras

que las que jamás he hablado.

Les daré nuevos cuerpos, ropas blancas.

 

Me arrastra la gravedad consigo

hasta el colmo de un dios escarabajo

para que se abra mi corazón desde lo oscuro

como una granada iluminada, estallante,

donde un hubo una pasa de dolor y angustia

y ahora exije su porvenir, barca de gloria, destino.

4-4-1977

       3.

Los símbolos son como Esaú: la cartera

llena de grandes cosas; pero el bolsillo

cargado con los frutos de Don Nadie.

El don florecido en mudez, aunque yo,

con la Muerte doy vida; con la Cesta,

ágape, belleza, justicia.

 

La campana está quieta y silenciosa,

¿qué sentido la vida si no hay quien la taña?

Las órbitas vacías, sin electrones,

que salten de una en otra.

 

Un universo sin soles que ardan luminosamente

para forjar las mañanas, el porvenir allí,

en las civilizaciones, allí donde el agua se empoza

sin un canto de vida y un poema, aminoácido;

¿quién si no la muerte lo echará de menos

cuando las voces injustas del hombre

su organización hizo inútil y descabellada?

 

Los símbolos están mal distribuídos.

Abundan como materia prima, pero el poder

los tiene acaparados en un puño cerrado

y sin modestia. La cosecha se ritualiza

con heredad histórica, perpetuándose el explotador

y el explotado, uno en la abundancia inmerecida,

otro en la miseria y el trabajo. La legislación

debe determinar la economía, no al revés,

el amor la justicia, no al revés.

 

            4.

Publicado por elzorro2 el 14 de Agosto, 2006, 19:18 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com