Carlos López Dzur
Su poesía, sus cuentos y su filosofía

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (131) Sindicar categoría
Archivo
Abril 2008 (40)
Marzo 2008 (4)
Febrero 2008 (16)
Enero 2008 (56)
Septiembre 2006 (1)
Agosto 2006 (3)
Julio 2006 (9)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
eGrupos
ZoomBlog
 

Oralidad de los demonios

   1.

Arrebataron las endorfinas de las voces.

(¡Que no quede gozo ni dulce labio

que musite su canto, sorbos de fantasía!)

Los profetas olerán a sombra y cueva oscura,

ya no a humedad de luz...

ni a esperanza de agua rumorosa.

Espinos son las penumbras.

Cucarachas volantes, inmensas

como portaviones, los agresores

en el aire oscurecido.

¡Ay, vendrán a maldecir el Ser!

a decir que no existe el Ego cesativo,

a ofertar los falsos dioses por monedas,

o prestigio, acomodo o, en fin, prebendas,

obispados, boatos, que son sustitutos

a la inicial pobreza cisteriense y el cimiento!

Por ansias extraversas de fatula,

cucarachones de la gresca y la vivachería,

con hábitos mentales fáciles y externos,

se motivó la intriga, intriga, intriga

y se armó en guerra santa, yihad,

yihad, yihad, intriga, intriga...

yihad, yihad, intriga, intriga...

yihad, yihad, intriga, intriga...

yihad, yihad, intriga, intriga...

yihad, yihad, intriga, intriga...

guerra santa, yihad,

yihad, yihad, intriga, intriga...

ansias extraversas de joder

al que es santo, necesario y justo.

... y a van a espinarlos, porque ya están

en camino a la voz de yihad, intriga,

guerra santa... Echarán en agresión cuasi directa

guerra santa... Echarán en agresión cuasi directa

guerra santa... Echarán en agresión cuasi directa

guerra santa... Echarán en agresión cuasi directa

guerra santa... Echarán en agresión cuasi directa

yihad, intriga, guerra santa...

Echarán en agresión cuasi directa

la maldición, su demonología...

aunque bien que han evitado dar la cara

para mentir a sus anchas, para desgarrar

a otros con el gozo torvo de sus cobardías.

Los conspiradores escupen sobre el polvo

del desierto, porque por allá se van

los hermitaños a refundar el hombre,

a rescatar el agua, a devolver el fuego.

    2.

                                 a los heroicos pueblos de Iraq y Líbano

A estos puercos que lloran,

a estos gadarenos en medio de la lepra

de cautivos, dan por menos

y los menosprecian, llamándolos demonios,

siendo ellos los auténticos hombres, ángeles humillados

por el Viento del Norte y la jactancia

de los mentirosos y los agresores.

Van conduciéndolos, ajotándolos al abismo.

Los ahogarán en el óxido del mar,

en la memoria del polvo y creerán, viéndolos al morir,

en mares de su veneno negro, que olvidarán así

sus crímenes y se regresarán victoriosos.

Mas no será posible: existirá... desde hoy

y para siempre, la oralidad de los demonios.

   3.

                         a los demonios del genocidio Augusto Pinochet, Efraín Rios Montt y Alfredo Strossner

¿Dejarán de oírse sus condenas, juicios sumarios

perpetrados con los únicos testigos allí,

la soledad y las cavernas? ¿O esperan por Quien

les eximirá de sus crímenes, siendo sus manos homicidas?

¿Posarán ellos de intachables, compasivos,

fieles, nobles, por virtud triunfantes, cuando al hombre

(aquel verdadero, que meditara y trabajara

y ciertamente que algunos lo hacen todavía)

le llamaron loco, inútil, perverso, infiel, bestia sin espíritu?

... y no fue cierto, a los perseguidores sí, sí

los motivó su envidia; no admitieron que nada pueden,

sino con robo y ventaja, con traición a escondidas...

      4.

Los dejaron con ropas pudridas y en hambre

de secos huesos; les arrancaron el collar

que les prestó Vanadis, la joya de la Gracia

y la alegría, la cesta de las Cárites

(que es ágape, fundamento hermoso,

virtud diálectica, magia verdadera).

Vendrían de la Etruria de la toga

los advinadores del azar, hoy perseguidores,

expertos en ver demonios en el ente del ángel,

expertos en decir eres malo, gastas con lujuria

el harapo, tu sarna con gusto, rascas y no pica,

con la lepra del mundo conspiras,

pero te investigamos, acudimos

a los recursos necesarios. Te espíamos

donde menos lo creas, te queremos a raya,

te llevaremos al mar y como una rata

morirás en arrecifes y oscuros fondeadores.

      5.

«El hombre es el motor de una historia sin sentido, secuela de un mundo absurdo y de un infinito fríamente indiferente»: Luis Sánchez de Movellán

Ellos no pondrían la cabeza en el asador

ni por sus madres, pero hoy son funcionarios

de jauría, expertos en conspiraciones,

en mundos absurdos, en historias sin sentido.

Hoy son gladiadores bien entrenados, agentes

de sangre fría, pentagonistas en el choteo

de los Luckiest among Lokys, camaleones,

buitres, filósofos de la Derecha antiigualitarista,

caníbales de la globalización

y el inmanentismo de lo sagrado, mas...

¡ellos no pondrían la cabeza en el asador ni por sus madres!

... te acusarán si la amas en la biafra somalí,

en la haitiana etíope, te dirán: «Sólo creemos

en el Orden que dicte la poliarquía de élites elegidas,

nuestra democracia, nuestra dictadura especulativa».

«En la negra demonología, tu nombre será

hijo de Agar, la esclava, hijo gadareno y verraqueado

que ajotaremos hasta la mar, con el odio».

Ellos amaron el lujo y la técnica de los enanos solidarios,

incapaces de aprender y dar su sacrificio. Por eso

no inventarán nada, sólo intriga, intriga,

inventarán la miseria voluntaria. O peor:

la miseria de la guerra.

No subirán al mons púbis de vanadio por causa

de esa impura etología del ser-en lo insuficiente,

traicioneros, conspirativos, doctrinarios,

defensores del parasitismo y las agresiones.

     6.                              

          

      a las hermanas oscuras, a las Erides

Así como el ladrón para sí roba,

yo intervendré en asaltos y violencias,

cosecharé en hurtos, me quedaré con lo que es mío,

porque yo presto al hombre collares de vanadio

y una talega, con las virtudes del mañana,

les cuelgo cuando aún no han nacido para el día.

La delicia y sus mitos son míos.

No los cederé al vandalismo de las generaciones.

La narratividad de los días más heroicos

es el licor que preparo para mis ángeles con sed,

anhelosos de regresar a las aguas y lavarse.

La poesía es la invocación en mi nombre.

Estarán en mi llamado mis co-mandatarios,

mis hermanos postizos, mis amantes,

los que harán de su vivir pasión, maroma,

atentados, vorágine y peligro.

Bien que se vale lo que hacen. Me aman.

Robaré por ellos la delicia, beberé

de mis antípodas la sangre, memorias enterradas,

el abandono en la pura biología; botín de mitos

rescataré por los míos, que son hoy

los desconocidos, reprimidos, olvidados...

Sin ellos, Yo La Intrusa, ¿para qué sirvo?

Yo, en discordia, soy rescatadora, útil, imprescindible

y a los que me aman, sin temor, les ayudo

a empujar la piedra cima arriba, a sudar el afán

de interés propio, lo más justo del individualismo,

hasta el lugar donde está lo mejor y más secreto

de la identidad unitaria con lo colectivo.

          4-4-1992

        7.

               ... Eris, the healthy sense of competition:  Pierre Grimmal 

... pero hasta mis propios hermanos me traicionan.

Anhelaron la discordia sin esencia, la violencia

la produjeron con razones vacías,

sin otro escenario que lo externo.

Yo, La Intrusa, puse un nombre al Dolor

y dí como alivio el Olvido.

E hice con mis partos Juramentos

para que cesara la angustia y se muriera el Hambre

entre estos egos, soberbios y primarios, que perpetúan

la rabia de violentos y sus Deseos impuros,

aberrados. Son accidentes del Ser,

cuyas entidades no quiero,

cuyas desesperanzas destrozo.

Por eso intervengo, me meto aunque

no fui llamada a las regiones del Caos

y de la irrestricta Discordia.

¿Qué será la Noche mía sino guardé en juramento

la protección del tierno lloro de la vida?

¿Qué serán las hermandades primarias de los entes,

Ares en el aire, Júpiter en el éter, si yo no metiera

mis narices en los movimientos cíclicos de los avatares

con que estos demonios gigantescos me matan

(aunque vuelvo y resurjo) y me esconden (y yo me filtro

y reaparezco, recursiva)? Díme qué... porque yo doy nombres

y produzco memorias y juramentos por cuanto soy?

¿Qué serán los opuestos necesarios,

sin mí, la Intrusa, que sana y lava las manos vomitadas,

las sucias piedras lanzadas, los volcanes brutos de ira,

esencias matoides de euménides en sangre y egoísmo?

           8.

           En el jainismo dármico, Dharma se entiende principalmente como el movimiento de la Dravya, o sustancia universal...

Quiero a mi hermana, la Oscura, sobre todas las criaturas.

Aunque sea la hija de la Noche, con mis enteras ansias, la quiero.

Es mi dragona verde y una hermana en la molicie misteriosa

de los movimientos, es memento mori de la Dravya

que no se observa en el día, por lo que aún en la noche,

la quiero. Ella se queda invitadora en los hiperespacios;

cuando más intensamente duermo, sube las escaleras conmigo,

me fluye a los campos abiertos donde combate y es temida.

Yo la jalo hasta mí para así verle el rostro,

cobijarme en sus alas; yo le doy besos

hasta la madrugada y ella me pone nombres.

A eso se dedica.

A decir a gigantes de los mundos étereos:

Vendrá el día en que seré el equilibrio de los astros errantes

y me llamará cada hombre, sin quedar uno, a que explique

la Estrella de Seis Puntas, la gravedad y las esferas ocultas

y el Arbol de la Vida y la Esperanza y el amor verdadero.

¡Pero no la oyen! ... me importa porque yo sí la amo.

En ideales para una vida simple

pocos son quienes creen; yo sí;

de la igualdad entre varones y hembras, se forja la monda,

el chiste y la ocurrencia de códigos morales; yo no.

Con la Dravya se han limpiado el trasero, no yo

y con un «En-Sí», sin «para-sí» no la comprende ninguno.

            9.

             a Marcianita Echeandía Font

Así comienza el descenso, lo cesativo

del Yo carnal que se vuelve cuerpo hediondo,

mosca a ratos, fatula voladora

y saldo en el olfato del ratón podrido...

Ella como esperanza, lo más grato,

es lo único que queda, pero no lo queremos.

Es un tabú. Mejor ni imaginarla.

¡La hermana intrusa!

Ella, a quien nadie ha querido, a cuyos hijos

llaman Angustia, Penuria, Apáticos de la Maya,

deformes de cuerpo marchito, ropa sucia

de lavaderos, malnacidos, ella nos queda.

La Provocadora, la que viene al hombre

y dice, «Para la oreja, necio» que va a nacer

una doncella en Orleáns, como antes nació

la madre de un profeta y se llamó María,

Santa Virgen, virgen santa,

así nacerá la primera Madre de las Naciones Libres

y Juana adolescente y campesina

se vestirá de varón y será célibe

pero la van a examinar como a una perra.

Van a meterle dos o tres dedos por el culo.

La desnudarán y una pupila con lentes

escrutará el centro de su útero, van a oliscar

su clítoris hermoso, a dedear verificadoramente

su doncellez y, después los inquisidores avergonzados

dirán: «Puta no ha sido todavía,

ante la Iglesia y los Reyes de Francia

ella no miente; pero digan al Delfín:

Es provocadora; en su hermosura

ya tiene su pecado; oye las vanidades de su propio ego;

que se vista otra vez de mujer, haga mil penitencias y rece».

La Provocadora, la hermana que viene al hombre

y dice: «Para la oreja, necio», me dijo: Nacerá

en la casa de Cecilio Echeandía, mi hermana

Marcianita, la dulce y sola, la alegre e impredecible

Marcianita y se pondrá a bailar ante los ojos

de aquellas sus hermanas en la carne, aquellas

creyentes en valores victorianos

y, por puritanería, pensarán

que ella baila como negra de los fundos algodoneros

del Sur confederado y los puertos de Charlestone

y Marcianita se zafará de los corsettes apretados

y con ropa liviana, corta, suave, enseñará

los glúteos y a sus hermanas, las mujeres

de principios de siglo, sus hermanas en todos los rincones,

dirá lo que ya otras repiten en la tradición de Luisa Capetillo:

«Vota, participa, rebélate, produce,

habla por aquella Eride, la genuina y oscura,

que se silencia en los hiperespacios

o en lo profundo de la psiquis del hombre,

porque tu HERMANA es».

        10.

                     a mis hermanitas Rebecca y Raquel

La Provocadora, maldita porque dijo en medio de la guerra,

existe la Soberbia / el Egoísmo y, hermano, voy a obstruirte

desde hoy, donde quiera que vea estos rasgos,

sentimientos de mi asco,

los haré mis erinías, mis vómitos, mis bascas

y alguien por hacerlo me llamará bendita,

hermana oscura de la noche.

Y fue cuando me dijo, en aguas del Río Aqueronte,

mis hermanas en la Tierra son muchas,

pocas porque tu memoria es como grano de arena;

pero cuídalas cuando las veas, aprende a verlas

donde yo las veo, aprende a amarlas porque yo las amo.

   11.

           Driven visionaries, they sowed dreams and harvest dollars. (...) He produced an affordable car, paid high wages and helped create a middle class, not bad for an autocrat: Lee Iacocca

Y, entonces, la Dragona Verde, niña alegre /

hermana desnuda / vestida con collar de vanadio,

ninfa que me lleva al río de sus infiernos,

al Stix de su matriz oscura,

al cielo de los verdes prados, regresó

a mis ojos y me entregó sus alas.

Un día, inolvidable día, me susurró:

«Volemos al 1907. Verás a dioses pioneros

de tu mundo; él fue mi hermano», Henry,

y le vimos en Broadway, New York City.

Mr. Henry Ford al volante del Modelo T.

Ni más ni menos. Delante de la fábrica.

Un dios venido a menos; hoy, un cadáver.

«No es sólo un excéntrico del siglo. Tu siglo.

Fue el hermano que dejó los campos agrícolas

de Dearborn, Michigan y con el poder que tuvo

en doce horas y noventa minutos

se construyó el primer carro; míralo, veedor,

y escribe que desde hoy comenzará

la producción en masa, la industria,

y después la soberbia, ya no será necesario

el gas que combustiona mi aliento desde el éter,

ya no más necesaria será la luz profunda de mis ojos;

con baterías eléctricas de Edison

me olvidarán; ya no seré dragona verde

como el pasto, ni velocidad de águila.

Me van a olvidar las multitudes,

me van a decir Oscura y Mala,

Intrusa, Zorra mitológica y harpía».

«La Segunda Guerra Mundial

lo separó de mí definitivamente.

Fabricó los bombarderos B-24 y jeeps de campo

y travesías militares y, al hacerlo, no quiso

ni querría en sus fábricas voces de sindicato,

ni pacifistas ni protestatarios.

Sus productos entrarán en 33 naciones,

venderá en todo el mundo conocido.

Controlará plantaciones de caucho en Brasil,

16 minas de carbón y miles de acres

de minas de ferroníquel y acero de Michigan

a Minnessota; con crímenes económicos

y antisindicalismo controlará ferrocarriles

y puertos; aterrorizará a la gendarmeria

de su propio emporio de fiscales y empresarios.

No querrá judíos consigo ni socialistas

que le muevan el tapete, mejor dirá

«Hay que matarlos»; pero... un poco más

e idolatra al Fuhrer, Adolf Hitler...

Examina pues, Carlos, la soberbia

de los demonios de los que te hablo;

míralo, es Henry viejo, a los 83 años,

en su mansión de Fair Lane...

no es el mismo que víste en Broadway,

Nueva York, al volante

de su Modelo T de 1907.

A este lo espera la muerte

con los rostros del Karma».

     3-6-2001

         12.

Theodore Roosevelt, more than any other man living within the range of notoriety, showed the singular primitive quality that belongs to ultimate matter, he was pure Act: Peevish Henry Adams

Roosevelt thought with his hips: Edmund Morris

Roosevelt thought with his hips: Edmund Morris

Roosevelt thought with his hips: Edmund Morris

Ven y vé al hombre que se traga

de una sentada su licuado de doce huevos.

Ven y vé al dios de energía anómala

porque él es el más serio de los hechos

que cunde el destino del ser-de tu colonia.

Como un mono se trepó a los árboles,

quiere apoderarse de algún nido, robarse

los huevos del nidaje y, ¿sabes quién le grita

que se baje? ... el senador Henry Cabot Lodge.

¿Oyes lo que le dice, Carlos?

If you knew how ridiculous you look up

that tree, you'd come down at once...

... pero, ¿qué le importa a esos demonios,

hermanos míos de lo oscuro, si arrancarían

mi cabeza, con ganas de patearla,

y revolcarla en tierra para sus retozos?

porque yo soy la que obstruyo la energía ilimitada

con que se proyectan, egos de encumbramiento

en la historia del hombre;

el poder de la pobreza y el totalitarismo

no lo quitan, no lo absorben, como yo,

con el poder de mis mensajes, las Ideas.

«Apasionado sentido de nación», le confieren.

No, mentira; son Guerreros Alegres,

chupasangres, torturadores, agresores,

Jinetes rudos, rufianes, mentecatos fabricados

por la prensa chapucera, amarillista,

metemiedo; los periódicos de Hearts

se aprovechan de sus gábilos para que digan

«Over, under or through, but never around».

Se jactan los babiecas, se glorían de batallas

que apenas han peleado dignamente.

Han reclutado a los ultrajadores,

ladrones, cuatreros, y van con la ventaja

del auditorio culero y canalla que le aplaude.

Dijo que un lobo irrumpe en su corazón.

Un lobo que se yergue y busca a sus secuaces.

Un lobo carnicero que la ignorancia consagra

el defensor de los bosques y las ecologías

remanentes, the first conservationist President.

No, mentira: Asesinos alegres, cazadores

de mansas liebres, asesinos de búfalos

y elefantes, iniciadores del Big Business

y el Gran Expansionismo victorioso.

     3-5-2002

    13. CONTINUA

(Del libro en preparación «Yo soy la Muerte»)

Publicado por elzorro2 el 7 de Agosto, 2006, 18:36 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com